Loading...
MDHI 2017-12-08T13:56:04+00:00

Modelo de Desarrollo Humano Integrador (MDHI)

El compromiso de CEDIC con sus destinatarios en cada proyecto de colaboración, nos ha retado a generar un Modelo de Desarrollo propio, esforzándonos en comprender su realidad, observando la forma en que nos hemos relacionado con ellos y valorando los resultados alcanzados.

El MDHI propone que cada actor participante en los proyectos de trabajo asuma progresivamente la responsabilidad de transformar su mentalidad, sus intenciones y sus capacidades, para alcanzar un protagonismo real en la generación de sus soluciones y en el incremento del bienestar propio y de los demás.

El MDHI es una forma de ser y de hacer.

Como forma de ser, reconocemos y tratamos a nuestro destinatario como persona, cuyos deseos, conciencia y autodeterminación nos interpelan y a la vez nos posibilita interpelarlos, para que nuestra relación no sea una “prédica” del desarrollo, sino un estilo de vida compartido.

Como una forma de hacer, nos reta a asumir comportamientos que incrementen nuestras capacidades, a elevar nuestros criterios y propiciar que el trabajo y la vida sean más humanos:

  1. Fortaleciendo la experiencia de la dignidad humana, afirmando la conciencia, los deseos y las decisiones autónomas de las personas, en su camino al desarrollo.
  2. Comprendiendo mejor su mentalidad, intenciones y capacidades, para potenciarlas y generar recursos internos que les lleven a superar sus restricciones.
  3. Observando su lenguaje, comportamientos y visión de la realidad, propiciamos iniciativas que apalanquen su determinación de resolver.
  4. Observar, escuchar, empatizar y preguntar pertinentemente, nos posibilita activar su potencial de crecimiento en los ámbitos donde quieren superarse: económicos, tecnológicos, sociales, políticos y culturales.
  5. Impulsamos la generación de empresas como un vehículo concreto y muy poderoso para potenciar su proceso su desarrollo.

Nuestra metodología focaliza en la relación humana y desde ella, organizamos acciones que persigan la eficacia en la solución o satisfacción de necesidades, no nos conformamos con aliviar parcialmente o dar un paso más a la solución, sino que estamos comprometidos en descubrir la forma más apropiada de resolver.

Principios que sustentan la Metodología de Desarrollo Integral

Nos comprometemos a tratarlas como tal, respetando sus derechos y fomentando sus deberes sin ningún tipo de discriminación.

Todos los bienes existen para resolver necesidades de todos, por lo que fomentamos el compromiso de incrementarlos sistemáticamente.

Es una responsabilidad humana y social conocer los ecosistemas e incrementar los recursos que en ellos existen, a favor de las generaciones presentes y futuras.

Su sociabilidad exige una auténtica preocupación por la suerte del otro y una gran libertad para comprometerse con él y hacer la vida más humana.

Poniendo en juego su mayor iniciativa posible y siendo complementada por subsidios en la medida de lo necesario, para que resuelvan sus necesidades.

Su capacidad de resolver eficazmente necesidades concretas incrementa sus posibilidades de desarrollo humano y de contribuir a elevar el bienestar social.

Dando un sentido más allá de sí a las cosas que posee y a las acciones que realiza, se alinea con las mejores tendencias humanas.